miércoles, 26 de marzo de 2008

Conchitas con espinacas gratinadas


¿Cómo puede una adolescente con pretensiones artísticas llevarse bien con sus padres? La solución es bastante más sencilla de lo que pensé, basta con cocinarles pasta.

El agua en ebullición cocinando las delicadas conchitas de semolina de trigo,
el olor del aceite de oliva calentándose,
para luego saltear una cantidad generosa de ajo, cebolla y espinacas,
perfumar con fragancias cítricas,
revolver todo en un molde,
gratinar con buen queso mexicano,
¡y al horno!

El olor es increíble, la cocinera y sus padres esperan impacientes a que el queso esté dorado y los sabores amalgamados... Y finalmente, el jefe de familia se coloca un par de poderosos guantes de tela gruesa para sacar el molde humeante del horno. Nos sentamos los 3 a degustar la pasta quesuda... Y somos felices :-) Debemos comer esto más seguido.

Aceite de oliva extra virgen
Aproximadamente 350 g de pasta de conchitas medianas
Sal fina
1 cebolla mediana, picada
2 dientes de ajo, picados
4 tazas de espinacas frescas finamente picadas
1/2 taza de almendras fileteadas, ligeramente tostadas
Ralladura de 2 limones
250 g de queso Oaxaca, deshebrado o cortado en trozos pequeños

Precalienta el horno a 180° C. Enmantequilla un molde grande para horno (el que usas para lasagna funcionará bien).

Cocina la pasta en agua salada hirviendo, de acuerdo a las instrucciones del paquete. Cuando esté lista, escúrrela, agrega una buena pizca de sal y un chorrito de aceite de oliva para evitar que las conchitas se adhieran entre sí, y reserva.

Calienta un poco de aceite de oliva en una sartén pesada. Saltea las cebollas unos minutos, hasta que estén doradas y ligeramente caramelizadas. Agrega el ajo, y después las espinacas. Cocina sólo un minuto más, hasta que las espinacas se colapsen. Retira la sartén del fuego e incorpora la ralladura de sólo un limón. Combina los vegetales salteados con la pasta, mezcla extremadamente bien.

Ahora espolvorea el fondo del molde con la ralladura de limón restante. Agrega una capa de pasta, y espolvorea con trocitos de queso; agrega otra capa de pasta, y luego más queso. Termina con una capa de queso. Hornea durante 20 minutos, hasta gratinar. Al momento de servir, espolvorea las almendras tostadas en la superficie.

Alcanza para 4 monstruos u 8 personas normales.

1 comentario:

mota boy dijo...

Sí tienes razón, ¡la pasta esta muy rica! aunque yo preferiría usar el queso Gouda en lugar del Oaxaca, pero no importa, tengo que reconocerlo: ¡Tienes muy buen gusto!