sábado, 16 de febrero de 2008

Bollitos naranja + chocolate

Para el Abuelo Julio, conocedor del buen pan.
Hacer pan es una bonita actividad, algo milenario y simple. Me molesta cuando alguien comenta que "el pan engorda"; a mí me parece que es un alimento capaz de sostener la vida. Para hacer buen pan sólo necesitas harina, agua, levadura y sal, y combinándolos correctamente puedes obtener una baguette de corteza crujiente y miga tierna, una chapata para hacer un panino italiano, o un bollo para veggie-burguesas. Me gusta trabajar con la levadura, es un organismo vivo que come carbohidratos vorazmente y hace que la masa crezca y se vuelva elástica. Después de un rato de fermentar, este especial miembro del reino fungi tiene un olor a suave vino dulce que combina especialmente bien con harina integral. Y si a esto agrego una feliz pareja de ingredientes favoritos, como son naranja y chocolate oscuro, el resultado son estos sabrosos bollitos para desayuno de fin de semana.
Bollitos naranja + chocolate
2 tazas de harina integral, más harina extra para amasar
1 taza de agua tibia
2 1/2 cditas. de levadura seca (1 sobre)
1/4 de taza de salvado de trigo
2 cdas. de azúcar mascabado
Poco menos de 1 1/2 cditas. de sal
Un puñado de chispas de chocolate oscuro
Ralladura de una naranja

Disuelve la levadura en el agua tibia, coloca esta mezcla en un tazón grande, agrega 1 taza de harina y mezcla bien. Esta preparación se llama “esponja”. Cubre y deja que la esponja repose durante 1-3 horas, hasta que esté burbujeante y linda.

Incorpora 1 taza más de harina, el salvado de trigo, azúcar mascabado y sal a la esponja. Tal vez sea necesario agregar algunas cucharadas más de harina para lograr que la masa se despegue del tazón. Vuelca la masa sobre una superficie enharinada y amásala por 6-8 minutos, hasta que sea lisa y elástica, usando suficiente harina para evitar pegajosidad. Forma un bollo de masa, colócalo en otro tazón ligeramente aceitado, cubre y deja leudar por 1 1/2-2 hrs, hasta que la masa duplique su volumen.

Pasado este tiempo, agrega a la masa las chispas de chocolate y la ralladura de naranja, e incorpóralos bien. Vuelve con la masa a la mesa enharinada, y forma 6 bollos de igual tamaño. Aplánalos un poco, para que tengan unos 2 cm de grosor. Dispón los bollos sobre una charola para hornear ligeramente aceitada, cúbrelos con una toalla limpia, y deja que leuden por 45 minutos más. Mientras tanto, precalienta el horno a 190°.

Hornea los bollos por 20 minutos aprox., hasta que estén dorados, y suenen huecos al golpear la base. Permite que los bollos se enfríen un poco antes de abrirlos. Acompaña con tu café matutino.
Alcanza para 6.