sábado, 12 de abril de 2008

Caffè alla italiana

Hoy... los famosos biscotti. Un biscotti o cantuccini es una galleta algo dura que a los italianos les gusta remojar en café o en vino dulce. Su nombre significa "cocido dos veces", porque primero se hornea una hogaza alargada, después ésta se rebana, y las rebanadas se llevan de vuelta al horno a tostar. Esta es una de mis recetas favoritas de biscotti, adaptada de aquí. Rústicos y aromáticos, la base de estos biscotti son las harinas integrales y el azúcar morena, perfumados con el trío chocolate-naranja-almendras. Simplemente deliciosos.

(En caso de que te estés preguntando en dónde compré ese juego de tacitas para espresso, las compré en Roma, en la Via Repubblica... creo)

Biscotti de almendras y chispas de chocolate

2 tazas de harina de trigo integral
2/3 de taza de harina de avena (licúa hojuelas de avena)
1/2 cdita. de sal
1 cdita. de polvo de hornear
1 barrita de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
3/4 de taza de azúcar morena
2 huevos
Ralladura de una naranja
1/4 cdita. de extracto de vainilla
1/3 taza de almendras picadas
3/4 taza de chispas de buen chocolate semiamargo

Precalienta tu horno a 165 °C.

Combina estos ingredientes secos en un tazón mediano y reserva: Harina de trigo integral, harina de avena, sal y polvo de hornear.

A mano o con una batidora eléctrica, acrema la mantequilla con el azúcar, hasta que esté bien cremosa y un poco más clara que cuando comenzaste. Agrega los huevos, ralladura de naranja y extracto de vainilla. Mezcla bien, para que los huevos estén bien distribuidos.

Añade los ingredientes secos y mezcla un poco, sólo hasta que la masa se vuelva sólida y la mayor parte de la harina se absorba. Incorpora las almendras y las chispas de chocolate, cuidando que queden bien distribuidas.

Ahora es tiempo de dar forma y hornear los biscotti. La masa deberá ser consistente y fácil de trabajar, pero puedes enharinar un poco tus manos y la mesa para evitar pegajosidades. Forma con la masa una hogaza aplanada, de unos 10 cm de ancho por 25 cm de largo. No tiene que ser perfecta – los biscotti rústicos son igualmente ricos. Coloca la hogaza en una charola para hornear sin engrasar y hornea durante 25 minutos, para que la masa esté firme y dore un poco. Ésta es la primera de 2 horneadas.

Retira la hogaza del horno y baja la temperatura a 150°. Deja que la masa se enfríe durante al menos 10 minutos. Necesitas que esté un poco firme para que los biscotti no se rompan al cortarlos.

Corta la hogaza al sesgo en biscotti individuales de 2 cm de ancho. No cortes estos biscotti demasiado delgados, por las chispas de chocolate. Acomoda las rebanadas con el lado cortado hacia arriba en la charola para hornear y llévalas al horno por segunda vez. Deben quedar secas y firmes, esto toma aproximadamente 30 min. No saques los biscotti del horno demasiado pronto, si lo haces no quedarán crujientes. Es un poco difícil porque aún pueden estar ligeramente suaves al salir del horno, pero se endurecerán al enfriarse. Busca que la base de los biscotti esté dorada-cafecita.

Esta receta alcanza para 12 biscotti grandes.

1 comentario:

mota boy dijo...

What's up?! jaja ok aunque lo creas o no, a mi también me gusta cocinar, aunque a escondidas de mi mamá (cosa extraña, porque ella me enseñó)
La receta de los biscottis esta muy padre y a mi me gusta remojarlo en el café capuccino. Nos vemos